Archive for Marga-rotas a los cerdos

eL aDióS dE lAs mAndArInAs

He aquí la presencia del abandono,

el hecho real con el que suele evitarse el dolo

He aquí la ausencia de coraje? Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Comments (5) »

¿qUé hAcE uNo?

teletubi-x-4.jpg 

¿Qué hace uno antes de comer una aceituna?

No piensa tanto, desecha el carozo y la come.

¿Qué hace uno cuando ve partir?

Se desploma. Qué digo….unos treinta segundos, se permite una mueca triste, pero luego deja renacer una agradable sonrisa en su rostro, y ya está. Lee el resto de esta entrada »

Comments (11) »

Mela y Tela BANCO

trato.jpg

“Institución que se encarga de administrar y prestar dinero. Conjunto de entidades o instituciones que, dentro de una economía determinada, prestan el servicio de banco”.

Melabanco le ofrece a telabanco un trato: usted trae 1000 giles con algún mango y yo a cambio le concedo 1000 razones para bailar fandango. Telabanco lo piensa solo un instante. Breve y fugaz como un hombre poco sagaz. El acuerdo le cierra, los números ni te cuento. Lee el resto de esta entrada »

Comments (1) »

tOrtUoSaS PESA-diLlaS IslEñaS

lago-titicaca.jpg

Solemos encontrarnos, quizás en los recorridos más recónditos, tortuosas pesadillas que ya no hacen la risa estallar. Pájaros color iris con alas prolongadas y cabeceras coronadas por un resplandeciente bosque negro. En su centro: una isla. Solitaria, silenciosa y por qué no, excéntrica. Plagada de lugares habitados, mujeres habitadas. Incapaz de comunicarse con el otro, de sentirlo, de acercarlo. Y es que las islas así suelen hacerlo. Saben con elegancia preservar su lugar.

Lee el resto de esta entrada »

Leave a comment »

eL sAbOr dE lOs recOrRidOs

 pescado.jpg 

 
Y así empezó, con uno de esos suspiros que inspiran, de esos que liberan y salvan de la opresión. Esos que invocan al silencio aún cuando las palabras batallen por asomar. Precisamente en ese instante pudo saberse allí: en silencio y con la sola certeza de su respiración. Azul, profunda y clara; sintiendo en los caminos el sabor profundo de los recorridos. Aquella mañana brilló y casi sin darse cuenta, las hormigas iniciaron su larga marcha. Llena de firmeza y convicción, sorprendida por la magia del encuentro, bajó del alto aquellas pesadas compañías. Sin ellas, todo cambiaría, pues aquel abandono significaba el retorno. Mientras tanto, el silencio y la ausencia gozaban de aquel regreso cómodo y repetido que los transportaba a lugares transitados, a dolores aprendidos. Una vez más él brilló y volvió a brillar intensamente entre círculos, burbujas y cantidades incalculables de agua. ¿Qué hacer con aquella tierna e indómita mirada? Nada. Sólo volver a respirar el sabor azul, profundo y claro de los recorridos. 

Leave a comment »