Archive for febrero, 2008

aCí no, Rev…

treeeeen.jpg

Así de torpe no, Rev! Estoy cansada de explicarte como me gusta que me toques.  Harta de señalarte los puntos que debes acariciar para que gocen  mis más minúsculos rincones. Y es que a caso no sabes hacerlo?!

Cada mañana al despertar, ella sentía un incontenible deseo de sentir placer, una sensación casi desesperante por gozar de cualquier manera. Ni el trabajo, ni los trámites, ni las urgencias más urgentes podían frenar aquella sensación que atrapaba a esta delgada mujer de piel rugosa en cada asomar del sol. Era una insaciable necesidad de saciedad de amor. Leer el resto de esta entrada »

Comments (4) »

lA pRiNcEsA de lAs bOlaS dE oRO

collares2.jpg

 

Allá por el siglo XIX en un recóndito lugar del norte de África -más precisamente en un palacio de la majestuosa e imponente Marrakech- una seductora y esbelta princesa, dueña del atributo de la absoluta elegancia, cometió el más peligroso de los pecados: omitir el deber hacer.

 [Ante todo, una salvedad: si desear la mujer del prójimo, mentir, robar o matar, son graves pecados, ya sabrá usted que la omisión del deber hacer es todavía más peligrosa pues su grandeza y amplitud se traducen en una trascendencia que otorga un valor agregado al pecado. Ello implica que su sacralidad atraviesa los ínfimos y minúsculos pecados de los que veníamos hablando y por ende los ocupa, los habita. Así las cosas, omitir el deber hacer es equivalente a cometer, no uno, sino diez pecados a la vez. Al mismo tiempo, simultáneamente, superpuestos, confundidos, enredados y enroscados. Horroroso panorama si los hay!] Leer el resto de esta entrada »

Comments (2) »

cOmiDa tíPicAmEntE aRgeNtINa

munecas.jpg

“Esta es una comida típicamente argentina” fue la antesala de aquel domingo familiar en un barrio al sur del abrumador Distrito Federal. “¿Típicamente argentina?” Qué extraño…yo he ido a muchos restaurantes argentinos y nunca lo había visto…” comentó de manera sutil pero irónica el único hombre de la reunión. En ese momento, el estereotipo de chanta, ladrón, mentiroso y vende verduras con el que habitualmente se caracteriza a los argentinos -y del que eventualmente uno intenta desprenderse- nos cabía a la perfección.  Cuando nos ofrecimos para hacer una comida “típicamente argentina” no  contemplamos la ineptitud culinaria de la que gozábamos y gracias a la cual desconocíamos la receta para unas “clásicas empanadas criollas”. Asimismo ignoramos el costosísimo precio de la carne e inadvertimos las limitaciones espaciales que impedían hacer un “habitual asado dominguero”. Leer el resto de esta entrada »

Comments (4) »

eS mUjer y hUelE a cAnEla

canela-en-rama-doble.jpg

“Soy yo licenciado…” respondió acercando su voz al portero postrado en un colonial umbral de la verde México… Ultra ruidosa, urbana hasta la médula y agitada en los huesos; asomaba  desde los valles un torbellino de ciudad, cuya categoría de tercer lugar más superpoblado del mundo le es prolijamente acertada. La fuerza, la magia, los mitos y los guiños de mujer no son sino la huella digital de estas tierras que no pueden evitar sentirse tan seductoramente femeninas. Y es que aún cuando genéricamente el nombre México sea masculino, en presencia no puede sino ser mujer.
Fuerza, magia y misterio. Es madrugada y todos duermen. Es de noche y algunos soñamos. Leer el resto de esta entrada »

Comments (1) »

tAntOs…

 

reloj-de-arena.jpg

Tanto tantean los instantes, que tientan a tener solo tantos tantos aquí y tantos tantos allá. Sin tanto tanteo, la tentación es tanta que goza y aquellos instantes antes tanteados suelen ser -además de mágicos- tanto más sentidos. 

Leave a comment »

uH… aH…

boca-orgasmo.jpg

Los músculos se tensan y comprimen. Quizás no es placentera la contención, pero bien saben que allí van, que la espera lo amerita. La respiración se entrecorta y solo ella intuye que el menor descuido puede acabar con la labor. La transpiración aumenta y los cuerpos disfrutan de la increíble sensación de resbalar y aferrar. Y así, la textura rugosa de la lengua emerge como el condimento justo y preciso. Como aquel que intensifica y agrava.

Los placeres se entremezclan y el frío recorre la espalda. Los vasos se dilatan y las formas pierden su comisura. Y es que allí los gemidos se liberan pues entienden que el goce es la misma liberación. El aire emana en cantidades incontenibles y por espacios indescriptibles. La voz se expande y hasta el empeine recibe el sabor de la despedida, el del té. 

Leave a comment »

pEro ke mOleStO!

 grito4.jpg

Nace fuerte y decidido, con aires de seguridad e implosión. Llega a la cima de donde bajará aliviado y sin dolor. La espera, quieta pero expectante, durará solo unos instantes. Los necesarios para volver con el ruido y la presencia que un ronronear brusco y aturdido necesita. Los hay diferentes, más calmos y menos ruidosos, pero asimétricamente monótonos. Nos roban la paz del silencio y nos brindan la certeza del ritmo. Ambos transcurren los instantes del sueño, aún cuando a otros los alejen de la tierra y los lleven a la luna.

Leave a comment »